tree_

MADRE

Oh dulsícima madre!
Madre mía 
Madre de todos

Qué calidéz la que me drindás 
qué respiro, qué aliento
qué sentimiento perenné los que proveés 
Madre mía!

Pero el hombre es ciego
(generalmente)
ante nuestra Tierra 


Maldita mundanidad que nos corroe
 Maldito sea el hombre o mujer 
que te lastime 
todos tomamos de ti
de esa fuerza de vida 
venimos de tus entrañas
somos tú y tú eres todos!! 

 empero,

te jodémos,
te lastimamos
te aniquilámos

No es suficiente la vida -al parecer. 

Sin embargo
llegará dichoso día


Adiós humanidad. 

 

 

 



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.