MariposaOdorata

Nadie merece suplicar!...

Amor mío nadie merece suplicar,
Ni siquiera yo,
Y mira que de eso sé.
Porque no sabes cuantas veces me suplique a mi,
Me suplique huir de ti, y el dolor que me provocabas,
Pero con cada súplica de esas venía una súplica de verte entre las sábanas.
Tú no sabes cuantas veces frente al espero me veía a los ojos y me suplicaba "ya no más". 
Ya no más lágrimas ni dolor.
Porque amor.
Nadie merece ese tipo de dolor.
Súplicas de "no más heridas al alma",
Con cada una de tus palabras,
Pensé en cogerte y solo usarte,
Pero puta si mi corazón suplicaba amarte.
Amor mío nadie merece suplicar,
Y llego el momento porque yo,
Ya me canse de rogar.
Es por eso que cada vez que me lastimabas,
Yo me masturbaba,
Buscaba llegar a ese rincón del cielo,
Donde solo había deseo,
Y valla que lo lograba,
Siempre llegaba
Yo el paraíso me regalaba,
Porque amor nadie merece suplicar,
Y por eso busque la manera de gozar.

 

 



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.