Glomo

ASCO

                      Llevo un tiempo dándome asco,

                      soy un aborigen de la caverna oscura,

                      como si Platón me hubiera encadenado

                      mirando la luz y buscase la sombra todo 

                      el rato. El peligro de todo esto es que la

                      tentación de permanecer en el desprecio 

                      exige demasiada voluntad para vivir en el bien,

                      todos estamos hechos de carne y fuego,

                      y quien visita demasiado el infierno,

                      puede desear morir enterrado bajo cubitos 

                      de hielo, y no es el caso. Taparse la nariz

                      no funciona cuando uno tiene verdadera

                      aversión por algo, lo traga y, según creo,

                      aún vuelca más asco adentro. 

                      Mirarse al espejo en el ascensor es visitar al

                      vecino del infierno, sin poder escupirle a la cara,

                      por tener que limpiarlo luego.

Comentarios1

  • Glomo

    Muchas gracias, Tango azul.



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.