Natrenite

Voz de los Espejos

Y si el Sol mirase,
que vea puntas de hielo
rodear con peligro sus llamas.
Y si el frío hablase,
que su voz sea el anhelo
de la nieve diciendo que me amas.

Y que el frío sea nieve,
y la nieve el viento que me lleve lejos.
Allá donde nada se mueve,
donde en la niebla las luces suenan,
donde lloran las voces de los espejos,
y donde una capa de escarcha guarda mi nombre.

Hubo brillo en tus manos y luz en tu mirada,
fuego en tu sonrisa y calor en mis entrañas.
Llenas de sangre mis heridas,
y la hoja de tu espada.

Que lleguen cielos de hierba,
que lleguen prados de nubes.
Que la naturaleza muerta
traiga los llantos que de muerte todo cubren.

Sea ese mi último vuelo,
sea esa la fuerza que quiebre los cielos. 



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.