MANOLO TUA

SONETO AL DESTINO

 

A veces miro el cristal del destino

En ocasiones veo que no hay luz

Entonces me detengo y suspiro

Porque en iluminación estas  tu

 

Te llevo en cada soplo de respiro

Y en cada uno de los aires vividos

Tatuada en el corazón, siempre  miro

Tu silueta en haz de luz prendido

 

Sembrada para alimentar el reflejo

Y brindarse ante la ausencia de luz

Como la incandescencia de un espejo

 

Que brinda el amor que procuras tu

Entonces ante el pasaje contengo

Al ritmo del destino  un dejá vú

 



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.