Esteban Mario Couceyro

El grito ignorado

El grito sonó feroz

no fueron palabras

solo un inmenso ruido

una explosión

aterradora

sin razón

el hombre gritó

su ira

el dolor

y por sobre todo

no ser comprendido

por los que al rededor

mirábamos con estupor

cómo un solo hombre

en medio

de todos

sin saberlo

nos daba el perdón

ese mismo

que no le dábamos a él

reservándolo para nosotros mismos

siguiendo el camino

que cada cual tenía.

Comentarios1

  • anbel

    Sí es que somos así... Cada uno mira a su propio culo... En fin ¡una pena!. Un sincero abrazo 😄 🌹

    • Esteban Mario Couceyro

      Quizá sea instinto de autoconservación, es un rasgo común y carente de amor. Pero hay personas y hasta animales que se conmueven por el otro y eso es esperanzador.
      Vaya mi saludo
      Esteban



    Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.