Torajiro

Un rayo de sol en un día nublado

Has aparecido de repente,

inesperadamente

Con tu radiante mirada y esa sonrisa que en el corazón se clava.

 

Has llegado como un rayo de sol que alumbra un día nublado

Y como todo día soleado, no se si estas aquí para quedarte….Probablemente no…

Pero radias esperanza y quiero vivírte a cada instante.

 

Quiero que nos poseamos

Pero sin llegar a pertenecernos.

Pues con la posesión llega siempre el final del amor

Y deseo que estos sentimientos sean eternos…

Gracias a ti, rubia de ojos misteriosos por sacarme de este eterno invierno.

Comentarios2

  • Lorenzo13

    Cuando el amor se hace presente, el corazón se ilumina con mucha intensidad,la esperanza revive y los sentimientos buscan la eternidad. Lindas pinceladas amigo Poeta. Te deseo un excelente Domingo lleno de bendiciones.

  • CYANNA

    Lindo! Con el amor traspasando tu puerta, es lo más mágico.



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.