Mery Salvatierra

Verdugo ocasional

 

Espacios sin decoración en el alma han de habitar
como sombras de lo que se evita pero presentes están,
cuyo pasado no se quiere recordar
para no sentir el frio de la cruel realidad.

Y cautivo corazón que aún duermes en tu laurel
esconde tus pasiones,tus prisiones,tus esclavas memorias
para pintar de color rosa la urna incita en el alma.

Mas causante de la agonia no ha de volver
para dar electroshock a la interte materia,
pues falsas sentencias inundan el ser inerte
de una oportuna gracia que ganancia ha contraido.

Presionando en la llaga podrá caminar
ver el mundo con ojos de bondad,
que aunque nubes grises llenan la capital
siempre habrá un rayo de luz para despertar.



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.