mario mena mena

Indicios

El arcoriris de las frutas,

sus dulces jugos y sabores

Las mujeres.

Un bebé naciendo

 

Los dulces resplandores del día que empieza

y las sombras tenues del que se va yendo

El arte en su expansión de maravilla

La ciencias con sus alas blancas en vuelo

sondeando la célula, el átomo y el universo.

 

Que exista el ser y no la nada

que lo que vemos esté formado de lo que no vemos

 

Que todo esté conectado

de causa a efecto, en movimiento

Un grupo de obreros construyendo un rascacielos

 

La joyería celeste a plena noche

Que todo esté disponible

Y sólo lo transformemos

 

La maravilla humana

a pesar de sus pesares

La programación que mueve y regula todo.

 

La sensación de partida cuando envejecemos

y las preguntas tan grandes

que nos provoca la muerte

 

Y esta experiencia de intuirte

que nos sigue en todo sitio  

y en todos los momentos.

 

Que aún después de todo, callas

y esperas nuestra respuesta

Que no arguyes a favor de tu existencia

y nos das esta cajita llena de átomos y universos

para nuestro entretenimiento

mientras pasamos el maravilloso juego de estar vivos.

 

El hecho de que aún así te pidamos

pruebas de que existes

y nos muestres tu identificación

una copia de tu grado académico

y nos compruebes tu colegiatura.

Comentarios2

  • Alfredo Daniel Lopez

    Un reflexivo poema, escrito al son de lo que llamamos verso libre. Un conjunto de ideas sutilmente interconectadas, con la gran pregunta de ¿Quienes somos, de dónde venimos?; al fondo entre palabras y versos, creo ver la figura "de Dios como el único ser perfecto".

    Me agrado mucho tu poema Mario Mena.
    Un abrazo amigo y compañero de letras.

  • mario mena mena

    Un honor tu visita.
    Honorable señor poeta.
    Gracias por preciso comentario



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.