Jannine

LOBREGUEZ

   

Reflejaban sus ojos,

la pobreza de su alma,

bajo la penumbra triste,

brotaban  del  corazón,

lágrimas vacías sin nombre,

sin consuelo, sin explicación.

Su ánima estaba llena de carencias,

Le faltaba vida, le faltaba amor.

Las caricias que imploraba,

no le sacarían de su miseria,

no aplacarían su tristeza,

no calmarían su dolor.

¿Por qué quería compasión?

¿Dónde perdió tu esencia?

¿Dónde  murió su honor?

 

Comentarios1

  • J. Medina C.

    ¡Hasta lo más profundo has golpeado! Hermoso



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.