alejo cruz

confesión

soy testigo de haberme dejado 

llevar por  falsas ilusiones,

de haber adquirido bajo el peso

de mis actos incontables desdichas;

angustia y desesperación.

 

y no culpo mi suerte,

fui advertido y también

soy testigo de ello.

 

pero se que la vida sigue,

y quizá, si soy paciente,

y dejo de correr-el amor-

dé un vuelco a mi destino

y por fin deje de ser ese autobús 

que escapa siempre que llego 

a la parada.

 

y se que también seré

testigo de ello.

 

 

 

 

Comentarios3

  • Hector adolfo

    Buenas letras.

    Un gusto leerte.

    • alejo cruz

      gracias

    • MIGUEL MAKRO

      excelente descripción, como una acusación armoniosa que divaga por las palabras.

    • Inexistente

      Siempre hay un dia en que ese autobús se detiene lo suficiente, para que tomemos asiento... de nosotros queda el resto.
      Felicidades Alejo Cruz.



    Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.