Ali Yezid Servin Zamora

El consejo del viento

No tengo muchos amigos,

Así que hablo con el viento,

Casi siempre él escucha,

Pero esta vez él susurró,

-Déjala ir...-

No creí lo que escuchaba,

Entonces me repitió,

-Déjala ir...-

Esta vez no tuve duda,

Solté un par de suspiros,

Y él los entendió, repitió,

-Déjala ir...-

Yo grite que no,

Él más fuerte resopló,

Golpeando mi cara replicó,

-Déjala ir...-

Le dije que te amo

Y otra vez me golpeó,

-Déjala ir...-

Mis ojos se empañaron,

Volví a pensar en tí,

Le hablé al viento,

Pero todo ya lo sabía,

Heló mis manos y resopló,

-Déjala ir...-

Pues el viento sabía todo,

Sabía de mi amor todo,

De tus ojos todo lo sabía,

De tu boca las curvas conocía,

De tu cuello los lunares entendía,

De tí el viento todo lo sabía,

Mis ojos llorando,

Mis narinas moqueando,

Mis labios gritando,

El viento todo lo sabía,

Hasta tú desamor,

Toda tu indiferencia,

El viento te sabía,

De memoria, de ojos cerrados,

Entendía tu indiferencia,

Entendía tus dudas

Y esta vez él me platicó...

Él terminó por insistir -Déjala ir...-

Esta vez solo asentí...



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.