Wellington Rigortmortiz

* El Principio del Fin

 

Ahora duermes en el silencio,

en un silencio

que jamás antes pude sentir,

bajo la gran nube gris

que emana tu herida,

mi alma

es bañada cruelmente

por la lacerante cascada

de líquido dolor

que de ella cae con violencia,

…la soledad, me anuncia

el principio del fin,

y el tiempo, enmudecido

observa

como aquella brillante luz

que nació en una noche

fría y desoladora

al final de septiembre,

asesinada

se va extinguiendo lentamente

en brillo y calor

por el silencio de un amor

que jamás antes pude sentir

del Ángel que amo;

ajeno soy ahora a su dolor,

dolor para mi inexplicable

e inexistente

como en estos momentos siento

soy yo de a poco en su alma

en su vida, la palabra,

una vez más es imperfecta,

las promesas, al igual efímeras,

el dolor el mismo, aderezado

como de costumbre

con ese desabrido ingrediente

al cual los humanos llaman amor  

y que almas como la mía

ilusamente idealizan inocentemente,

mi Ángel ahora trata de huir

para dormir en el silencio,

en un silencio de olvido

que jamás antes pude sentir,

despojándome también

de toda esa bendición

que sus sentimientos

tatuaron en mí,

de todo ese amor

que jamás antes pude sentir.

 

*

A veces,

el amor entre mis manos

se transforma en una daga,

difícil es entender el mensaje

que podría ser de crueldad

o liberación, pierde el sentido

la felicidad, la esperanza muta

negándose a morir, en catalepsia,

mi ser solo imagina y recuerda

momentos, solo eso, momentos,

que como arena

de un inútil reloj arcaico se vacía,

para después al voltearlo, aclamar

a la monotonía falaz del tiempo,

esfinge del presente

que jamás trascenderá soy

cuando el amor traicioneramente

se transforma en lo que sea

menos en lo que necesito

para poder sobrevivir, esta,

su otra cara, me parece ser

la más honesta que posee,

la real, la verdadera,

…por qué demonios

tiene que disfrazarse

para después

darse a conocer

como es en realidad!?; a veces,

el amor entre mis manos

y mi alma se vuelve estigma,

doloroso es llevarlo por dentro,

desahucia a la vida, es un cáncer

que el mismo trata de curar

con su placeba maldad camuflada,

para después, mostrar su otra cara,

la verdadera; …a veces, el amor

me contagia de su hipocresía,

convirtiéndome

en el judas de la nueva era,

justificando

que toda deshonesta acción

fue obrada por amor,

estúpido infante que juegas a ser Dios,

tras tu ternura, encierras la maldad,

anticristo sanguinario

devorador de almas, cuerpos

y mentes, traicioneramente

te transformas en lo que sea

menos en lo que necesito

para poder sobrevivir, esta,

es tu otra cara, me parece ser

la más honesta que posees,

la real, la verdadera,

…por qué demonios

tienes que disfrazarte

para después

darte a conocer

como eres en realidad!?, por que

no te muestras siempre como eres!?,

como ahora lo haces, sin esconderte

en el cuerpo de aquel ser

del cual te vales

para matarme en vida,

para inyectarme tu cruel

y detestable virus

que lentamente

va devorando mi alma, mi vida,

mi cuerpo y mente; …a veces,

el amor entre mis manos

se transforma en una daga,

difícil es entender el mensaje

que podría ser de crueldad

o liberación, pierde el sentido

la felicidad la esperanza, muta

negándose a morir, pues las almas,

no se pueden suicidar.

 

Comentarios3

  • STELLA_CRISTINA

    Hola, un gusto leerte, muchos años atrás publicaba en este portal donde he sido muy feliz. Deseo comentarte que calo al último lugar de mis entrañas tus letras. Grato placer. Cariños!!!

    • Wellington Rigortmortiz

      soy prácticamente nuevo aquí, y al igual que tu soy feliz de poder leer en mis ratos libres un sin fin de poemas que mucha gente comparte en este portal, fue mera coincidencia que di aquí y decidí ser participe para poder igualmente compartir mi inspiración, gracias por visitarme y espero continúes aquí, un abrazo fuerte

    • Aqua marina

      Me gusto! que linda es la tristeza, cuando la vestidos de bellos versos

    • TANGOAZUL

      esta fuerte brother



    Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.