Zoraya Rodriguez

**~Mini - Cuentos XIV~**


AVISO DE AUSENCIA DE Zoraya Rodriguez
"La vida acecha con devorar la ausencia con tu presencia". Me despido por el momento, hasta que el ciclón María pase por mi isla Puerto Rico sin dejar daño esperamos en Dios. Hasta Pronto...



  • La Pieza Rota

 

Había una vez una caja llena de carros majestuosos en porcelana. Un joven era coleccionista de ellos, cuando se percata que había uno, que tenía una pieza rota. Él, trata de arreglar, pero, no puede.

 

Moraleja: “No todo es perfecto”.

 

  • El Reloj de Pedro

 

Había una vez en la casa de Pedro, un reloj. El reloj de Pedro sólo tenía la hora exacta en punto y perfecto. Y no sabía leer el reloj por más que tuviera otra hora, que no fuera tan exacta, en punto y perfecta.

 

Moraleja: “La hora perfecta es la que estás en el momento preciso”.

 

  • El Tiempo es Ajoro

 

Había una vez un corredor de primera. Cuando el tiempo es ajoro y apremia con devolverle la vida. Cuando muere de un paro en el corazón. El tiempo es ajoro cuando de prisa le dan CPR. Y el tiempo es ajoro como lo más apreciado del momento: la vida.



Moraleja: “El corazón es todo para poder vivir”.

  • El Cascabel Roto

 

Había una casa como cascabel. Tenía un roto profundo en la parte superior del cascabel. Y todos le llamaban el cascabel roto. No estaba roto sino que era una puerta escondida que te lleva al atrio de la casa.



Moraleja: “No todo lo que ves es la realidad”.

 

  • El Caparazón Rojo

 

 

Había una vez una tortuga con el caparazón rojo. Era la única que existía en el zoológico, Juanito se la lleva para su casa y le arranca el caparazón rojo y muere la tortuga.

 

Moraleja: “No todo ser vivo, vivirá siempre”.

 

 

  • El Traje de Azul

 

Había una tienda con un traje de azul. Una mujer pasa por el escaparate y se lo lleva para su casa. Cuando la mujer vé el vestido en su casa era de color amarillo y no azul.



Moraleja: “No todo lo que ves es real”.

 

  • El Viento que Sopla


Y yo estaba en el desierto con el levante. El viento que sopla y acecha con devorar a mis ojos, los tapo con lo que puedo, pero, me deja ciego.



Moraleja: “No todo lo que quieres puedes mirar directamente con los ojos”.

 

 

  • El Tren de Papel


Había una vez una casa llena de trenes de juguetes. Había un niño que se divertía con ellos. Logra hacer un tren de papel, pero, no le gustó porque el viento lo voló.

 

Moraleja: “No todo lo que quieres ver rígido es fuerte como el metal, el papel es suave”.

 








Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.