Wellington Rigortmortiz

* Krisdie

Brisa arcana

tan sutil, aromatizada

con una fragancia ajena y desconocida,

te incrustas en la piel, en los sentidos,

tan lejana eres aun e incorpórea,

pero te transportas a mi presencia

cuando mi alma susurra tu nombre;

hace mucho tiempo atrás pude sentirte,

conocida eras ya para mí,

mas no perceptible a mi visión,

en mis múltiples vidas pasadas

viajabas a mi lado acompañándome,

talismán para los buenos augurios,

aparecí antes que ti pero ya existías,

naciste en una noche tibia

cuando desorientado navegaba

por el inmenso mar de mis fantasías,

los dolores,

inexistentes son con tu presencia,

cuántos de ellos abras desecho en mí?,

no los pude contar, ni recordar,

con el pasar de los siglos

nos fuimos alejando

hasta quedar gravemente distantes,

nos extraviamos en el tiempo,

pero jamás nos olvidamos.

 

Pequeña brisa astral,

entre mis brazos te acune,

te vi dormir y despertar,

absorbes el frío que cubre mi aura,

brisa arcana tan sutil, aromatizada

con una fragancia ajena y desconocida,

recorres libremente por mi alma,

te cobijas en mi conciencia,

erotizas mis sentidos,

bañas mis sentimientos

con tu liquida inocencia;

seráfico espíritu,

tatuaje del alma,

he aguardado tu presencia

durante muchas vidas,

para ahora conseguir

que me mires,

que me permitas respirarte,

Krisdie, te incrustas en la piel,

en los sentidos,

tan lejana eres aun e incorpórea,

pero te transportas a mi presencia

cuando mi alma susurra tu nombre,

los dolores,

inexistentes son con tu presencia,

pequeña brisa astral, ahora

entre tus brazos me refugio,

esperando pacientemente

el roce de tus labios a los míos,

esperando ser uno dentro de ti,

y renacer después transformado

en el amor verdadero.

Comentarios1



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.