emiliodom

CAMINANTE

  Quien ha tenido la suerte, de alcanzar la libertad de la razón, no puede por menos sentirse un caminante. El buen caminante,sentirá con alegría e interés, el mirar con los ojos bien abiertos, cuanto está en su entorno, de ese modo, podrá guardar esas sensaciones en su mochila, compañera inseparable de viaje. El buen caminante, es preciso que tenga alma de vagabundo, y una gran entereza, para evitar atar su corazón a cualquier situación. En su interior, anida una fuerza muy grande que le obliga a cambiar de paisaje con frecuencia. Pasará alguna que otra mala noche, pues cansado de tanto caminar, llegará tarde a la ciudad, y la puerta que debía concederle acceso y acogida, es fácil que la encuentre cerrada. Pero dada su condición de luchador nato, se limitará a esperar el nuevo amanecer, prosiguiendo con la misma ilusión su periplo...

Comentarios1

  • AZULNOCHE

    Despertando el día, ya lista para caminar...
    Todo un camino por recorrer, tus fuerzas y tú en soledad.
    Todo el día por delante.
    Sólo el cielo, la tierra, los árboles y un camino que recorrer físico, mental y espiritual.
    De compañero el viento y la belleza que se cuela por los ojos y ya no te abandona...
    Esto me inspiraron tus palabras.
    Un abrazo

    • emiliodom

      Muy lindos pensamientos llenos de una gran ternura y no menor sensibilidad. En efecto, la belleza entra por la retina de nuestros ojos y queda reflejada en nuestra mente con la misma fuerza que son nuestros deseos. La suave brisa de la primavera, acariciando nuestra cara es muy agradable, eso es tan cierto como lo es que no hay noche sin mañana.
      Un abrazo amiga



    Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.