ADOLFO CESAR MARCELLO

EN UN SOLO ACTO...

 

 

Veo a los niños correr

deshinibidos y sin furor,

con la pujanza y gracia

de un pimpollo

que se hace flor...

 

 

Recostados en la hierba

un mozalbete con su damisela,

sueñan que son aves en el cielo

y que se bañan de sol,

sellan con un tierno beso

un juramento de amor...

 

 

En un banco de la plaza,

un anciano mira en lontananza.

Su mente, es una partícula del tiempo

que regresa

a inviernos y primaveras

pasadas...

 

 

Niño, doncel y anciano,

una sucesión de estados,

existencia finita que se juntó

en un solo acto.

Un cierto miedo

invade a mis pensamientos,

 

pienso: "tan efímero es el vivir

y tan pasajero como las nubes

que arrastra el viento...

 

 

Dios...se disfraza de pájaro

y en su canto me declama:

¡No te quejes y disfruta cada etapa

y no le temas ni a la muerte

porque después de ella,

comienza la vida eterna!

 

 

 

 

 

 Adolfo César Marcello

 

Seudónimo: NAZARENO

 

Tucumán - Argentina

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Comentarios2



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.