carloszuluagazuluaga

EN LA CRUZ DEL MARTIRIO

 

 

EN LA CRUZ DEL MARTIRIO

 

 

En la cruz del dolor y del martirio

el autor de la vida se estremece

y en su largo penar y hondo delirio

perdonándole al hombre desfallece.

 

 

Agotados sus labios y sedientos

agonizan heridos de amargura;

y su cuerpo, epopeya de tormentos,

a la cumbre del llanto se apresura.

 

 

Coronada de espinas su cabeza

y su cuerpo de azotes coronado,

destrozado su pecho sin belleza

muere y lava en la cruz nuestro pecado.

 

 

la quietud de tus manos hoy abiertas

nos predican perdón, luz y esperanza;

y el dolor de tus llagas descubiertas

nos devuelven la bienaventuranza.

 

 

sosegado su cuerpo en el madero,

enclavados sus pies se están besando

y la sangre del Cristo mensajero,

el camino del hombre esta lavando.

 

 

Se durmierón tus ojos, Jesús mío;

se callaron tus labios dulcemente

para darle calor al hombre impío

y perdón al que humilde se arrepiente.

Comentarios4

  • Alexandra L.

    Preciosos versos, recuerdan la agonía que Jesús padeció, vivir en carne propia el dolor, para poder perdonar.

    Saludos, un buen dia, Alex.

  • Peregrina

    Un gusto pasar a leerte...
    En la actualidad ya no hay mucha observancia hacia el significado de estos días, más bien son días que se aprovechan para vacacionar...
    Saludos amistosos de
    Peregrina

  • yosoyelquesoysiempre

    EN LA CRUZ DEL MARTIRIO

    Mis ojos han presenciado, con reconocimiento y asombro, una verdadera pieza de arte poético.
    amigo y poeta, le he leído excelsas creaciones pero, ésta es el súmmum de la belleza.

    Construyó usted seis cuartetos endecasílabos, plenos de hermosura. Figuras preciosas, ritmo, cadencia, musicalidad, y rima perfecta, consonante.

    "En la cruz del dolor y del martirio
    el autor de la vida se estremece
    y en su largo penar y hondo delirio
    perdonándole al hombre desfallece.





    Agotados sus labios y sedientos
    agonizan heridos de amargura;
    y su cuerpo, epopeya de tormentos,
    a la cumbre del llanto se apresura.





    Coronada de espinas su cabeza
    y su cuerpo de azotes coronado,
    destrozado su pecho sin belleza
    muere y lava en la cruz nuestro pecado.





    la quietud de tus manos hoy abiertas
    nos predican perdón, luz y esperanza;
    y el dolor de tus llagas descubiertas
    nos devuelven la bienaventuranza.





    sosegado su cuerpo en el madero,
    enclavados sus pies se están besando
    y la sangre del Cristo mensajero,
    el camino del hombre esta lavando.





    Se durmierón tus ojos, Jesús mío;
    se callaron tus labios dulcemente
    para darle calor al hombre impío
    y perdón al que humilde se arrepiente."

    Enhorabuena, poeta.

    Lo aplaudo y le hago mi respetuosa venia, como justo reconocimiento a su talento. Soy exigente, sí, pero esta vez me siento orgulloso de haber podido disfrutar tan eximia participación.
    Placer haber pasado por sus letras.
    Orgullo mayúsculo ser su amigo.

    Un abrazo y saludos, hasta las bellas tierras del Oriente Antioqueño.

    Su amigo por y para siempre.

    Jaime Ignacio Jaramillo Corrales
    Condorandino.

    • carloszuluagazuluaga

      muy agradecido con sus comentarios querido amigo jaime ignacio

    • FABIO BOHORQUEZ RODRIGUEZ

      Excelente poema.
      Me trasporte a ese
      triste momento.

      Un abrazo.

      • carloszuluagazuluaga

        estimado amigo fabio, me place poderlo llevar a los tiempos de nuestro señor...

        un fuerte abrazo.



      Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.