yito

Camila

 

 

La niña cerro sus ojos

una mañana de abril

a su sueño juvenil

la vida puso cerrojos.

Suelen oscuros antojos

volver al hombre animal.

Sin conciencia de su mal

dueño y señor de la vida

arrastro su presa herida

por un desierto de sal.



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.