Eber R. Guerrero

La punta

La punta que había muerto
por falta de vivencias
hoy colmada de ausencias
comienza el escarmiento.

Revienta las comas
con bramidos de tinta
y en las hojas pinta
punto tras punto.

Con suspenso le da
muerte lenta a la poesía,
la mano que la dirigía
perdió ya su encanto.



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.