Brenda García Fariña

 

“Pedí un sastre y me hiciste una sonrisa a medida,
Cogiendo el lastre del hilo de mi alma descosida,
Fue un desastre el ver tu talle desvestida,
Mi mirada salvaje ahora está en tu jaula cautiva,

Pedí a la luna ser la piedra en tu anillo de promesa,
Porque me arrodillo ante estrellas siempre que me besas,
Te enseño el príncipe si pongo las cartas en la mesa,
Porque es una pena que no haya una para ti princesa,

Soy astronauta cada vez que exploro tu universo,
Te comería a besos pero prefiero servirte en versos,
Entre las prosas de tu piel mis textos están inmersos,
Y plasmó tus ojos en papel para escribirte en el reverso.”

Comentarios1



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.