Milena Bossio

INERTES...

 

 

Sigo sentada bajo la sombra del recuerdo, sigo esperando
que termine de caer la última gota de aquella cornisa que
es mi cielo…

Voy contando los pasos ajenos, los ejes inversos, los parámetros
confusos que apañan a esa multitud que gira sin saber a dónde.

Es como si nadie entendiera nada, a pesar de que la venda se ha
caído de sus ojos, siguen sin mirar ni meditar, son como
almas andantes sobre un mismo limbo...

Las preguntas agonizantes se arrastran por los suelos, abrazados
en las plantas de los pies de aquellos figurantes inconscientes,
resguardando junto a ellos, el corto y a la vez indeciso camino
que les queda por cruzar juntos.

El día se hace viejo y dentro de poco amenaza con extirparlo el
cielo gris, tiñendo de a poco ese cielo desabrido…

Poco a poco cada uno va abandonando su cuerpo, así como el mismo
Dios va abandonando su cielo, las preguntas y respuestas están
tan cerca, están ahí… sin embargo no se encuentran.



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.