john morales arriola

La he hallado

La he hallado concava, a trastes lejanos,
y bajo las matinales pestañas
de aquella noche de marzo, guadañas
sangrientas gimen cual dioses paganos...
 
Amada, vamos al filo auroral
de un verso, lleno de tu calidez;
donde yo pueda ver tu desnudez:
¡Es mi coartada en contra del mal!

Es tu sustancia una flor impalpable;
es como el pétalo mártir de Dios,
que sube a pausas lustrales en dos,
doblando tu lagrimal inefable.

Vamos muy lejos, al Réquiem estrecho
de Orfeo: Suena la lira en su endecho.

Derechos reservados de autor
 David John Morales Arriola

Comentarios4

  • rosamaritza

    En la profunda tristeza se escucha su canto de amor, sublime poema mi querido John, cariños
    rosamary

  • Fabio Robles

    John un poema como te caracteriza , bien escrito, triste contenido. Saludos amigo

  • Hugo Emilio Ocanto

    Un poema plasmado con alto vuelo literario.
    Placer leer.
    Mi saludo, mi amistad.
    Hugo Emilio.

  • María Isiszkt

    Deseo estés bien, si es cierto un verso como siempre son los tuyos,
    perfecto
    Saludos.



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.