Mallez

Contemplación

 

Como libélula tus oscuras pestañas
en el bello monte de tus párpados vuelan
y en una lluvia cristalina se desvelan.
¿Será que lloras mientras que de noche sueñas?

Ya en los arcos vigilantes en que se ponen
altivas y simétricas tu par de cejas,
silentes en descanso y libre de las quejas
se hallan tan quietos tus ojos que ahí se esconden.

Que vuelen por el aire como un par de saetas
las consternadas libélulas en tus ojos.
Que con un suspiro conviertas en despojos
todo lo que sueñas mientras te despiertas.

Y en la piel que hallo suave en tu tibia frente
quisiera poner mi mano que ya te toca.
En tus labios cerrados dejar mi boca
y en tus ojos mirarme cuando te despiertes.


M

 



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.