jesus Alejandro Reina

12F

Cuanto dueles,
en las estrellas,
en el tricolor tan desteñido,
en la sangre que han esparcido,
mujeres bellas
a las que hoy llevamos laureles.


Al paso de una calle caliente
la casa que vence las sombras
y la luz de una tierra inmortal;
llevaban libertad con voz ferviente,
ante las sombras del títere inmoral,
sentado en su seno de cobras.


Y no quedan más que páginas valientes
al norte del sur,
que llorarán eternamente.
Al norte del sur,
quedan los dolientes,
cada doce…aires de luto se sienten.



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.