EDWIN LICONES

MUJER DE ORO FINO



  

Eres Única En El Universo

Especial Como Ninguna,

Radiante Por Doquier,

 La Dama Más Preciosa

De Todo Mi Ser.

 

Su Dulce Sonrisa Brilla Siempre, Y

Tu Corazón Reboza De Alegría,

Son Tan Bellos Sus Encantos

Que De Su Lado Nunca Me Apartaría.

 

No Hay Una Mujer Igual A Ti,

Ni Corazón Como El Suyo,

Solo Deseo, Tener Siempre Su Aroma

Y Vivir Juntos Amándonos,

Por Siempre Enamorados,

Tú  Y  Yo.

 



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.