pani

PENSAMIENTOS... EXTRAÑAMENTE CREPUSCULARES.

Me atenazo

procaz...

e inerme

ante la descarnada

evidencia

 

de que la nada

es poco...

en simetría

con la triste desnudez 

del horáculo

de su risa,

 

tenue y cristalino

embeleso...

edulcorado

en el topacio

deslazado 

de la tarde,

 

crisol

que se deshace

breve...

en la delicadeza

y vanal

intranscendecia

 

del cristal...

que se delata.

 



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.