Vito_Angeli

Con pocos cielos



En su caminata por las nubes

tras el azulado en lontananza,

los pasos del ex-ángel Luzbel

marcaban una osada esperanza.

 

Con tridente rojo encumbrado,

la cola de terminación lasciva,

par de cuernos endemoniados

y una mirada de elite invasiva.

 

Llegado a las puertas del cielo,

donde su guardián lo enfrentó,

de reojo pisando apático templo

celestial, a Dios su palabra pidió.

 

El Superior estaba muy ocupado,

no tenía tiempo ni para respirar;

bajó orden, al portero avisando,

al diablo no lo iba a recepcionar.

 

Ante la negativa por la respuesta

recrudeció la animosidad infernal

sulfurando su piel hasta la testa

mientras el guardián se reía fatal.

 

Por ende, al ausentarse el diálogo,

la bronca se dió como testimonio

de incomunicación; en desahogo,

respondió mandándolo al demonio.

Comentarios1

  • Manuel A Gonzalez P

    WOW que gran poema este en particular debes plasmarlo en un libro.

    • Vito_Angeli

      Muchas gracias muchacho por tu regreso al opinar sobre algún poema hecho. Espero también poder leerte nuevamente en esta tierra nuestra. Un abrazo



    Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.