Vic Alva

Carta de un te quiero

 

Recuerda que la distancia
se hace corta cuando cierras los ojos
y cuando estas a punto de soñar.
Que los abrazos más puros
son de la persona con miedo a ofrecértelos
y con miedo de poderte besar.
Nunca te conformes con promesas
que salgan de bocas llenas de fuego
porque ellos solo te quieren hacer ceniza.
Aprende a querer sin importar que te quieran
porque el amor se regala, como nos lo regaló Dios
y no le tengas miedo a nada, ni a tu sombra del día.
Escapa de quien diga que el mundo te puede detener,
que te hace falta una mano para cruzar el rio
que el viento no te puede acariciar nunca mejor que el...
Mujer, nunca dejes dormir tus ganas de pelear
y si alguna vez te sientes derrotada y adolorida
descansa, párate y vuelve a tu campo de batalla.
Sé que en tu corazón hay algo frágil y algo ausente,
entiendo porque lo quieres cuidar
pero no lo escondas, hay alguien que te quiere
alguien que puede estar escondido entre la gente.
Todos los ratos, todos los días
son una aventura; relájate y espera,
deja que te sorprenda la vida, tú no la sorprendas.
Cariño, te escribo esto a la distancia,
a lo lejos puedes leerlo muchas veces, tan veces pocas
o pocas veces para siempre cuando yo no esté.
Recuerda que el mundo está en llamas
que tu voz puede ser agua para calmar el fuego
tu agua puede calmar la sed
de miles y millones de sedientos.
Me despido escuchando tu silencio
el silencio que tú también entiendes
que es el silencio que muchas veces me abrazò siempre.



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.