Juguete Rabioso

Once, flor argenta.

Nata de la belleza derrochada en barrios nortes, centro del derrame capital,
Nervio visceral del runflaje local,
Insignia de pobreza planificada.

Sabores harinados, amores de sudor, desamparos de mil colores.
Miseria emplazada y veredas abirrigadas con productos chinos y comida peruana.

Calles llenas de nombres pintados, esquirlas de ausencias.
Paredes grafitteadas que maquillan desilusión, indolencias del estado, violencias policiales y prostitución.

Gatillos fáciles y manteros de sueños de un porvenir.
Colapsos del ensueño cotidiano, tragedias ferroviarias,incendios musicales, semillas explosivas del terror.
Velas y bengalas que lloran: "ni olvido, ni perdón".



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.