Eliut Vilchis

Hombre Invisible

 

 

Quise tomar algo ideal

para liberarme de la fantasía

quise sentir que podía escapar,

quería volverme inmortal

mientras se eclipsaba el sol.

 

Hay luna llena de desilusión

y la resurrección fue su anestesia;

 mientras parpadeaba para mirar la luna

que se escondía entre el sol.

 

Y ahora solo sueño con el, 

el hombre invisible,

que me hace llegar al éxtasis.

 

Durante un eterno suspiro

me llevo entre nubes

que suavizaron mi ser,

solo podía mirar estrellas

y oler el aroma de su esencia.

 

¡Lo sentí!, y no puedo olvidar la miel q recorrió mi sangre,

mi mente da mil vueltas

tenia que alegarme de su presencia,

preferí quedarme a solas y el se quedo aquí.

 

No puedo negar

que me enciende su silueta sobre el sol

siento que en el tejado llega el abismo,

cuando la noche tan azul reflejan su sonrisa.

 Ya no soy la misma

las sombras de la sinfonía oculto mi ser.

 

Como pudo suceder algo asi,

 no creí que esto pasaría;

no sé cómo dejar de sentirlo

he perdido el control

esta cerca todo el tiempo,

Y yo... 

necesito algo mas.

 

Solo es una fantasía,

una ilusión,

quizá solo es un anhelo,

lo que quisiera tener.

 

Un sueño atormenta una lluvia de sal, 

soy la culpable de la luz reflejada en el contorno de mi sombra. 

Soy la que implora sentirlo sin poder mirarlo.

Sin él  me acobardo

y en mis sueños no me encuentro

Si tan solo pudiera besarlo

 mientras la madrugada aparece.

 

Pretendo olvidarme de el,

 aunque me duele vivir de sus recuerdos inexactos.

 

 Quiero de el un instante de libertad,

 noches color rosa,

 quiero ser invisible,

aunque el frio de la noche me toque sobre el piano; 

manchando el aire con mi inocencia

me olvide que nunca fui heredera de su esencia 

y ahora pago la condena de su amor.

 

Perdí la cordura hasta los pies

olvidando de lo que pude perder,

 volviéndome cada vez mas adicta a su frío 

a su forma distinta de ser hombre,

a un hombre invisible

lleno de un calor intacto y sensible.

 

Sabía que no estaba ahí

 que no podía sacarlo de mi,

no había más en el rincón

solo una voz que me hablaba de amor;

solo el supo quien soy.

 

 Solo el rumor dentro de la habitación 

obscureció el día 

 negando la utopía

que se encerraba en agonía 

mientras el me llenaba de amor.

 

Deje que quitara las dudas

me deje llevar al sol 

su silencio fue un olvido para mi

 jamás regreso el tiempo que se volvió un sueño

el  paisaje se hizo una falsa ilusión 

y en mis latidos sigue su corazón.

   



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.