Carlos Ars

Oda al muro

Solo mira como muere
ese muro siendo mudo
que muda y mina odio:
oda a nuestros demonios.

Demonios que nos dominan
con viscerales bélicos dominios
a la bestia que nos viste
o a la bestia que vestimos.

Hombre con hambre de odio
que adopta y adapta a su oído,
pues alimenta de ira a su fiera
guiándola a una era de guerra.

Pobre muro y su tristeza
solloza de forma sigilosa
por la desdicha del humano
que se odia siempre en vano.



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.