WHATSERNAME

SIN COMPLEMENTO

No importaba hacia dónde me dirijía,

tú siempre estabas ahí para darme luz,

 para dar sentido a la vida.

 

Aunque la noche era oscura,

tú siempre me hacías notar tu compañía

y me bastaba, y nos bastaba  saber que nos teníamos,

entender que nos queríamos.

 

No importaba si era invierno o primavera

el clima: cálido, siempre era.

Sembramos semillas de amor en cada paso

En mi hombro tú podías descansar 

y en tu regazo me solías abrazar.

 

A correr sobre la arena, tomada de tu mano,

me instruiste, sin tropezar.

A observar partículas de luces, en el aire,

te pude enseñar.

A cantar sin pena alguna entre la multitud, nos aventuramos,

A soñar despiertos, comenzamos al separarnos...

 

A gritar, a correr, a reír, a llorar, a vivir... 

me has enseñado a compartir,

pero ahora que no estás...

¿qué hacer con esta mitad de quehaceres que te pertenece?

¿con quién gritaré las injusticias que nos crean creces?

 

Yo era la idea, la oración... tú eras el verbo, la acción.

¿quién declamará este poema que escribo?

sobre esta hoja quedará sin sentido.

Amor, complementame que me siento perdido.

 

 



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.