Armando Cano

DIANA

 

 

El mundo te reconoce

por ser la diosa de los bosques y la caza,

pero eres la Artemisa

que atrapo mi corazón.

Con tu cabello suelto

y tu piel color cacao

me has enamorado,

ya mantengo una ilusión.

Tu agradable porte te hace inconfundible

y para mi es imposible no naufragar

ya en tus brazos.

En tu red y en tus ojeras,

en tu mirada guerrera.

Tus pequeñas manos han tejido

una malla de complicidades

con tus labios, tu cintura,

tus pequeños tobillos  

y el olor que hay en tu piel;

para atraparme en tus brazos

y mantenerme en cautiverio

de donde será imposible

para mí, un día, escapar.

Ya me allano a tu sonrisa,

al contacto de tus dedos,

a lo nítido de tu sonrisa

y a tus uñas de cristal.

Hoy me tienes atrapado

sin cadenas ni candados,

 has usado bien tus trampas,

me lograste enamorar.

 

© Armando Cano.



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.