María de los Ángeles 1995

Observándote desde la ventana

Observándote desde la ventana,

oía las vibraciones de tu corazón.

Se te veía tan fría, tan placentera.

Esa piel tan blanca tuya, 

como la nieve que cae en invierno,

como el helado de limón que gustabas 

comer en verano.

No había diferencia alguna.

Tus ojos, tan negros como aquella noche

en la que tu y yo fuimos uno.

Quise entrar, pero algo me detuvo.

Tu corazón me delató.

Tu piel se erizó al verme.

Nunca entenderé tu miedo hacia mi, 

pues yo sólo quería darte amor. 

Aquel que algún día sólo fue tuyo 

y estaba bien así.

Pero esta mentira no culmina 

y tu sigues tan tiesa y tan fría.

El dolor es insoportable a la hora de amar.

Observándote desde la ventana,

puse el arma en mi cabeza y desaparecí.

 

Comentarios1

  • JAVIER SOLIS

    Ansiedades reprimidas
    amores frustrados
    resquemores en lo vivido
    son antesalas de la entrega. Muy bonito.
    Con cariño
    JAVIER SOLÍS

    • María de los Ángeles 1995

      Gracias javier! Por cierto..adoro leerte en cada poema que realizas. Cariños💋

      • JAVIER SOLIS

        Gracias mi adorable amiga eres como un manantial
        de agua fresca que invade el alma y lo llena de dicha
        Eres tan linda y tus palabras alientan mi deseo de seguir escribiendo para quienes me hacen el honor de leerme. Te invito a que leas ERES VIENTO, AQUÉL VETUSTO OLMO Y LOS ÁRBOLES QUE SE AMABAN quizás te agraden.
        Con mucho cariño
        JAVIER SOLÍS



      Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.