ARGON

Aquelarre

A Mi  Dulce Debilidad 

Aquelarre.

 

Repasando la letra fría

del comienzo de éste día.
Aquelarre de una noche dormida,

tiñendo de rojo carmesi

las huellas de los pasos en fuga de los que fueron amantes.
Descolgando de los imaginarios balcones

de sus ojos verdes ; cayendo en cascada

y en caída libre las lágrimas

que acallando mi nombre sellando tus labios.

En esa boca profana el silencio del amanecer no nacido. ...


ARGON



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.