Santiago Miranda

Null



Estamos forzados a ser testigos - T. S. Eliot

 

1
Aún continuo aquí, amigo
aún continuas buscando, aquello
que no sabes, bien qué, pero
intuyes, la sangre derramada
que expulsa mares omnipresentes
podría ser la tuya, te digo

o la leche o el suero materno refulgiendo
desde una suerte los diversos
colores metálicos de muerte
en las barandas en los pasamanos
del metro, en tu puerta, en tu chapa /o en tu mano/
desde aquél costado abierto de lo cotidiano

 

2
Es sobre algo que se (nos) escapa
que se escurre entre los objetos fijos
mi pared señala; /sostengo tu techo pero
socavo al hombre/ en silencio, un árbol
emana alérgias e insectos carroñeros

La realidad es terreno frágil-hielo
-crack-, hace crack, te rompe los huesos
desnudos. Es fría-es-dura-es-terca
es lo mismo, da lo mismo pero cuesta
caro. vigila los pasos por dar en el pasado

 

3

De nuevo; eins, zwei, drei, vier
-repican las botas hacia el infi
nito- no saber donde empezar el conteo
aquí o allá, volvamos /a empezar de nuevo

 

4
(de tanta muerte, nunca
muero, ya comienzo a creer
que el observador es eterno)

 


I

No ver la oscuridad tras tantas luces
tras tantos nombres tras tantas tentativas
de nombrar aquello -insensible-
o insensato. Dios, es una cámara de vídeo
Dios es dios y el diablo, dios es hombre
dios es perro, el dato que incluye al hecho
inmiscuido en la estadística, todo análisis
dado será el concluyente

Ya no recuerdo, el año, ni el nombre que tuvo
esa tierra árida de decepciones, he perdido
mi olvido en los es-tragos, jugando cartas
astrológicas con los amantes, he ganado
error y ensayo, meta-escritura, corrige
el curso, olvidaste, denuevo el objetivo

 

II

El hombre se pierde se evade
se difumina en un instante
estalla cual átomo al besar
a su semejante, todos los seres
polarizados siendo fósforo y carburante

 

III

Adentro habita un movimiento
cierta angustia aprisionada
algo que se quisiera /          /
decir si se pudiera, expresar
en acto o palabra, invoco
al sonido; la lluvia, el rayo

Algo cercano a la noche, triste
una fuerza tendiendo al abismo
¿por qué tan oscuro, por qué
negativo? me resto sustraído
al mundo, de angustia, renazco /pero

 

La muerte es siempre del otro
-la muerte es donde empezamos-*
uno cae o calla, un sueño
dentro de un sueño, dentro de
un arrebato en un abrir y cerrar
de paréntesis, de puertas o párpados
sellados, cierra la ventana, ahora mira;


LA REFERENCIA ESTÁ VACÍA
(¿Habremos por error
                    aquí arribado?)

 


IV

De tanta muerte ya hemos
muerto -algo, hay algo
que nos pierde en ël
entretanto- vamos
de vuelta
            al comienzo

* Y el amor-señuelo
nos invitó a probarnos
eternos. caímos en su
juego de abismos, com
pletos, creímos partir
la muerte abrir-los centros
espirituales de energía haber 
exorcizado la angustia y tomado  
como fuente de todas las creaciones
luego llevarse todos los premios
(...con que tragado orgullo
nos devolvemos al subterráneo..)



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.