caballo negro

Nunca lo dudes.

 

 El cómo duerma hoy no importa,

tal vez mañana recupere mi alegría.

No interesa que tenga el alma rota

seguiré sonriendo cada día.

 

Quisiera estar muy lejos de aquí,

ser una persona distinta, con nueva alegría,

¿Pero qué puedo hacer, tengo que vivir?

Aunque me inunde completo la melancolía,

 

Sobrevivo como el moribundo,

solamente un poco más por este día.

Sé que me quisiste  y te has marchado

pues te falle, aun a pesar que te quería.

 

¡Un sorbo más tomare hoy de la copa de vida!

Porque mañana tal vez, se agotara la mía.

¡Hay que vivir, aunque la lucha es perdida!

Aunque no esté a mi lado y el dolor me sonría…

 

¡Quizá mañana muera,

Quizá ya no despierte,

Quizá me abrace el sueño

De la esperada muerte!

 

¡Quizá mañana estés,

Soñando en otros brazos,

Dejando en otra boca

El néctar de tus besos!

 

¡Tal vez con otro amor,

tus heridas te cures,

Pero si me recuerdas

Que te amé… nunca lo dudes!

Comentarios3

  • anbel

    Muy lindo. Un abrazo.

  • Ma. Gloria Carreón Zapata.

    Bellos y profundos versos estimado autor. mis felicitaciones. Un cordial saludo, gracias por su apoyo a la lectura.

  • bblinda

    Hermoso poema.



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.