Araceli Vellber

Ausencia

Tengo tanta necesidad

y tanta ausencia,

que ya cambiamos una vez el mes de marzo del calendario

y lo hemos agotado

y enero es un mes muy frio para estar solo,

ahora que hemos decidido abandonar la casa

pretendes encalar las paredes

como si tuviéramos que borrar las historias colgadas,

como si no hubieran bastado los gritos para desprenderlas,

y ya lo sé que no había nadie,

yo era él, y el otro,

el beso,

y el sabor amargo del beso,

y tú eras la mujer de aquellos ojos

que invitaban a comprar la entrada del espectáculo

pero siempre leía el mismo cartel.

No quedan entradas.

Tenga tanta ausencia

y tan poco cuerpo donde esconderla.



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.