Raúl Navarro

Lágrimas de cocodrilo

Pobre corazón, que en tu mano suave

Brincaba y palpitaba de alegría,

Aun así, lo heriste con cruel alevosía,

Luego enfermó, pasó dos días grave

Y murió de decepción al tercer día.

Pero mira de la vida que ironía,

Eres tú, precisamente tú quien ahora

En esta vela desconsoladamente llora,

Cargando el más grande ramo de flores.

¡Ay ingrato amor de mis amores!

Te pido que por favor no llores,

No sé qué le duele más a este corazón

Que jamás lo dejas reposar tranquilo,

Si aquella cruel y vil traición

O estas lágrimas de cocodrilo...

Comentarios1

  • Ross4

    Puede ser que se haya arrepentido!!! jejeje
    Muy buen poema,
    Felicidades.
    Saluditos,
    Ross



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.