Ishtar

Café con pan

Yo conozco  poco, muy poco del mundo ensimismado.

No he salido del  cuenco que guarda mis convulsas raíces.

Yo  conozco poco, casi nada del mundo.

No me importa el ruido, las calles, ni la gente.

 

Me despierto buscando, con las manos vacías

Una  mano, un pie, algo a que asirme.

 

Encuentro que caliente, o quizá  tibio.

Guardando las ojeras de los  hombres cansados,

El café, dulce expresión de la ternura de la tierra,

Nos regala su paz y  un  bienestar de cariño  interminable.

 

Yo conozco, poco casi nada del mundo.

Pero conozco  el moreno elixir que brota de la rama,

Que emerge fuerte, poderoso, cual  llama  incandescente

Y convierte la invernal sangre en primavera,

Y los ojos dormidos en luz del  sol de mediodía.

 

Del mundo espero poco.

Solo me dieron trozos de sueños sin sentido.

Conciencia falsa, promesas incumplidas.

 

Pero tú ,pan  blanda conciencia del pueblo,

 Oro de harina, tesoro y fundamento.

Eres al inicio del día,

Y al final de las  horas,

Una voz que susurra con dulzura

Una canción que rompe la amargura  

Mientras bailas  con el moreno elixir en las sombras.

 

Café con pan. Pan y café de olla.

Café obscuro, negro, pero transparente como la brillante aurora.

Blando pan, azucarada adoración crujiente de mis días.

 

Alimento del pobre, del humilde, y del rico.

Caricia de un momento fugaz.

Café con pan . Pan con café del mexicano.

Comentarios2

  • caballo negro

    Hermosa reflexión sobre uno de los hábitos más arraigado en nuestro México. Saludos

  • Antero

    Buenísimo amigo, lo guardo como se guarda un buen recuerdo.
    Un abrazo.



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.