Esteban Mario Couceyro

El comisario Ramírez

Ramírez entró en la habitación

donde la muerte

era la dueña

de dos muertos.

 

Sin duda

malas personas

en duelo de dineros

negocios sucios

como la alfombra roja

de mugre y sangre.

 

Los demás buscan pruebas

o algo que puedan…

ya se sabe

quedarse sin más

a nadie le interesa

lo que pasó.

 

Ramírez

toma nota

de los que fueron

y jamás serán

en esta historia

el desenlace del mal.

 

En su libreta

Ramírez escribe

ajuste de cuentas

por motivos pasionales”

mientras retira

y se va

con el bolso negro

que originó

la muerte

de dos malvivientes.



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.