emiliodom

MIS MANOS

  Mis manos, no pueden traspasar el portal del sosiego. Pasan la mayor parte del tiempo, escribiendo, dibujando sonrisas, y paisajes preciosos... Acarician, cuando tienen ocasión de hacerlo, reflejando vivencias en blancas hojas de papel.   Tan sólo logran encontrar descanso, al llegar la noche. Las manos son mi voz, mi aliento, la alegría y el silencio. Al llegar el alba, ya están predispuestas para enfrentarse a la rutina diaria, no temen la lucha ni el sufrimiento... ¡Siempre están dispuestas a cabalgar, como si de potros anhelantes se tratara !!.

Comentarios1

  • AZULNOCHE

    Un bello homenaje a las manos, tan olvidadas a veces siendo tan importantes y necesarias.
    Un abrazo.

    • emiliodom

      Así es , hay que prestarles atención, ellas también suelen hablar en silencio como la mirada.
      Un saludo cordial



    Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.