Necrofagotimes

Sí-está IV.- (05/04/2017).-

Somos ese ríspido río de luz horadando el aire,                                

Oxigenándose en la caída                

Libre como las cosas que no tienen futuro

Al cuál atarse.                

Fundimos el metal de nuestra última espada,                                

Allá la honradez, la voluntad, la justa enmienda pronunciada 

Ante los dioses.

¿Pero qué dioses? Sólo agua maldita re-suscitando las pestes agobiantes,

La madera que se ensancha al abrazarla,                

Esta barcaza que mece nuestros espíritus como si fuera un limbo.

Ay, todo engaño es conservar la calma y echarse                                 

Hierro hirviendo en los ojos clariviciosos. Como si algo más allá                 

Del sonido de la gota, algo en el borde del círculo                                 

Que traza la onda, quizás una piedra que se gesta a sí misma-

Para desgranarse en negro, transparentando-                

Pronunciara el verbo inconcluso hasta acabarlo;

Empañarnos en ser menos que nosotros

O cualquiera. Para ser un océano por arriba, gorgotéandonos

Desde las tulipas, desde las esquinas del cuarto.                

Una humedad prócer pero sin presagios, arrasando ingenua                                

Con la creación y todo lo que a diario descreemos.                

Una sorpresa que nos deje                                                

Boqueando como peces en un balde agujereado.

 



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.