Saúl Z.

Como nosotros

Los amorosos callan.

Como lo dijo Sabines.

Como tú,

como yo,

a menudo,

cuando estamos juntos.

Los amorosos,

como nosotros,

no se dicen nada,

pero lo sienten todo.

Inmóviles en la tierra,

libres en su mundo.

Gritan con miradas.

Se miran con silencios.

Apenas se toman de la mano,

con el mínimo roce,

se vuelven intrínsecos

en alma y cuerpo.

Los amorosos,

nosotros,

los locos,

hacen el mayor esfuerzo,

el mayor ridículo,

por estar unidos;

se mueren,

se matan,

existen,

juntos,

pero sólo juntos,

se mantienen vivos.



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar [email protected] Regístrate aquí o si ya estás [email protected], logueate aquí.