Cristian Paul

Compañera Constante



 

 

Era una compañera constante,

era mil agujas en el cuerpo,
era la cima de la palabra,
era olas de ternura en el nefasto mar del olvido,
era sol, viento arena playa,
era luna, tierra sed, montaña.

 

 

Era la noche oscura,
la sangre detenida en estas estúpidas venas,
era el pecado más dulce que pude conocer.

 

 

Era una compañera constante,
por todas partes derramando alegría,
en bares, cantinas;
Y todo sitio nocturno conocido,
rodeada por todo el mundo,
y sintiendo ser más sola que ninguno.

 

 

Era una compañera constante,
era dolor, era poesía,
era el sueño que nadie jamás podría alcanzar,
era diosa bajo la lluvia arrebatando vidas,
era amante empedernida,
era la paz llegando a mi cuerpo,
era mujer;
Era mi vida.

Comentarios2

  • Margarita Dimartino de Paoli

    ¡ERA...! QUIERE DECIR QUE YA NO ES, ENTONCES EN LUGAR DE SUFRIR POR LOS RINCONES, PIENSA EN TU AMIGA LA SOLEDAD QUE NO TE DEFRAUDARÁ Y CONVERSA CON ELLA Y TE DARAS CUENTA QUE A VECES ES NECESARIO PERDER... PARA SABER GANAR.-

    SALUDOS EN LA DISTANCIA.-

    MARGARITA

    • Cristian Paul

      A veces es necesario darse cuenta que no se pierde nada, sino que se gana absolutamente todo, muchas gracias por leerme, saludos.

    • Margarita Dimartino de Paoli



    Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.