Espinela

Veredicto final.

Ya no habrá mas promesas incumplidas.

No habrá más  lágrimas que vertir.

Se me hizo eterno el camino,  y repetido qué decir...

Y ni siquiera distes alguna oportunidad, en realidad.

Todas las palabras vertidas,

cayeron a la arena al mar,

a flote desean ahora saltar.

Todas las torturas que tengo pagadas en pena,

tampoco sé como curar.

El tiempo insinuaba en su condena, ese veredicto fatal.

Y me tuve que ir, vacía sin ti..

Ahora todo es distinto,no se que pasó.

La luna se acuesta de noche y de día no quiere salir el sol.

Toda la paz que no encontraba,

siempre la tuve en el cajón.

Ahora aunque no sirva de nada,

esta no la volverá a perder mi corazón. 

 

 

 



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.