Joaquín Lera

ESPEJOS EN EL ROMPEOLAS





I



Fallé.


Mis lágrimas eran uvas negras como la


muerte.


Un  aullido envenenado


se sumergió conmigo en el fondo de un reloj

 

de arena.


Nadie me veía.


Nadie escuchaba.


Mis amígdalas no emitían sonido alguno;


ebrias de dolor,


inconexas,


errantes,


vacías.


Fue el eco en el rompeolas de mi corazón


el que me encontró una mañana en la orilla

 

del desierto.


Helado.


Quemado.


Doliente.


A la deriva.


Me habló de cosas que no recordaba.


Del tiempo perdido.


De las noches sin luna.


De los días sin cielo.

 

 Ausente.


Divagando.


Sin rumbo.


Perdido.


Buscando el oasis de la luz en la oscuridad.


Caminante sin pisar el suelo,


vivía en una nube dentro de un rayo


que tardó años en tronar.


Entonces:


Rompí el hechizo.


Recuperé el aliento.


Dejé de ser cómplice de la compasión


y emergí de nuevo.


Rompí los espejos que me unían al abismo


y desperté.


Juré que nunca más caería en brazos del

 

delirio


y mecí mi alma


Acaricié los labios de la armonía


y renací.


El eco se despidió llevándose consigo


las cenizas.


Llenando de savia  mi hipotálamo.


Partió cantando como un elfo,


y mientras se alejaba,


salieron amapolas de mis ojos,


atriles de mis dedos,


y un arpa masajeó mis vértebras.


Desnudo y sin mácula


sentí el roce de su cuerpo invisible


mientras acariciaba las teclas de mis


dientes


 y salieron arco iris de mi boca.


Un olivo y una encina me cobijan en su aura.



II



Alguien quiso cortarme la luz


Pero yo estaba amaneciendo


Mirando los espejos en el rompeolas.



 

Poema de Joaquín Lera incluido en su libro "La fragilidad de los espejos" dentro de la colección de poesía La voz de Calíope de la Edtorial Mandala & LapizCero

 

Comentarios1

  • KALITA_007

    Es un lindo y magnifico poema
    .. Recibe un besito fraterno.
    Felicito tus letras…
    Kalita.



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.