Wellington Rigortmortiz

* La Paradoja Surrealista

 

Entre la realidad y la utopía,

como un enigma furtivo,

mis sentimientos

no hallan lugar alguno

en el cual pueda entender

la paradoja surrealista

de todo aquello

que en una cruel catarsis

me mantiene agonizante

ante las dudas;

…la decepción aquí,

es mas grande que el odio,

que el rencor,

que la misma tristeza,

recordar los esfuerzos

y sentimientos

jamás apreciados,

solo me llenan de asco,

ira y frustración,

difícil es asimilarlo todo.

 

Absurda condición humana,

tan contradictoria

en los comportamientos,

en los sentimientos,

una decadente analogía

tan burda y vulgar

para ser digerida por mi alma;

como anhelo aquellos días

llenos de exactitud,

de una exquisita cordura,

de una casi perfecta lógica,

cuanto ame todo eso

de mi pasado, ahora

solo los aborrezco,

si tan solo pudiera arrancarme

toda esta mugre

que llevo en el alma, apilarla

para después maldecirla

blasfemando todo este odio

y dolor visceral

sobre toda esa inmundicia.

 

La decepción aquí,

es mas grande que el odio

que el rencor,

que la misma tristeza,

recordar los esfuerzos

y los sentimientos

jamás apreciados,

solo me llenan de asco,

ira y frustración,

me siento tan sucio,

tan confundido,

traicionado,

difícil es asimilarlo,

aceptarlo, esta paradoja

de mi destino, ajena

es a mis sentimientos,

como anhelo

todos aquellos instantes

en los que pude sentir

la virtuosidad del amor,

hoy, solo los recuerdo

para tratar de sentirlos aun

aunque un éxtasis extraño

me cobije los sentidos,

…también un hastío fétido

lo hace por igual.

 

La decepción aquí,

es mas grande que el odio

que el rencor,

que la misma tristeza,

recordar los esfuerzos

y los sentimientos

jamás apreciados,

…solo me llenan de asco,

ira y frustración,

si tan solo pudiera

arrancarme toda esta mugre

que llevo en el alma, apilarla

para después maldecirla,

blasfemando todo este odio

y dolor visceral

sobre toda esa inmundicia,

difícil es asimilar todo aquello

que en mi ser ahora coexiste.



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.