Juguete Rabioso

Montelimón (O sobre un extravío del pensar)

Cada vez que oigo un bandoneón
Me surca la mente
Mi Montelimón

Otoño florido, perro malo de ojos negros
En este mundo métrico
Vi el cartel de aquella estancia al pasar, y mi mente se puso a viajar
Aquí y ahora, abyecto.
(Pasado y futuro se funden continuos, devienen proyecto)

Sobre un auto cotizado en medio millón
Impulsado por casi dos centenares de caballos de fuerza
A casi dos centenares de kilometros por hora
In situ, tempo presente, al sur del continente
En el tercer mundo.

Montelimón, sueño dorado de mi bandoneón,
Ni luces de neon ni auroras
Divagues de aquí y allá,
Acá y ahora.

Mascullando una canción,
Melodía sin base, en este mundo aterciado
A velocidad del motor de un auto cotizado, impulsado por potencias equinas
¿Explorando la extension del sur, o surcando el numero del kilometraje?

Vivir, acá y ahora, siempre ligero de equipaje,
Sin luces de neon, ni auroras
Partir, viviendo en viaje, divago un Montelimon,

Vivir, partiendo
aqui y allá
Acá y ahora.



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.